Story Detail

02 Oct 2015

Twiggy, Mi Perrita Chihuahua

Lourdes Barrientos / 02 Oct 2015 Testing
User Submitted
Pets

Ilustración por Melinda Cole. Lourdes Barrientos

¡Hola a todos los afines a las mascotas!  Ya que han seleccionado esta anécdota para leer, me indica un par de cosas: Una, que les gustan los perros. Y dos, que puede ser que les gusten los Chihuahuas. Ya sé, ya sé. A mucha gente les gustan los perros como mascotas, pero cuando se trata de la raza Chihuahua…Hm…pudiera haber ciertas dudas. Hay quienes dicen, “Uh, los Chihuahuas solamente son unos perritos que no se callan, mordelones y ruidosos a más no poder.” Creo que las opiniones están divididas al 50%.  O les encantan, o… nomás no.

Déjenme platicarles acerca de Twiggy. Recibí una llamada de una amiga que necesitaba mudarse, de una casa grande y con mucho patio, a un mini departamentito. Ella tenía demasiados perros -- es todo lo que diré -- y necesitaba encontrar hogares para todos. Dije: “Bueno, puedo pasar a tu casa después del trabajo y darle un vistazo a la perrita.”  En ese entonces, yo era de la opinión de que no me gustaban mucho los Chihuahuas. Cuando llegué a su casa, miré a todos los hermanitos de Twiggy, a sus papás, todos juntos jugando y portándose como perros. Dije: “¿Dónde está la que quieres que te adopte?” La dueña me hace la seña de que vea a la perrita que estaba encima de una clase de casita de perro, combinación con montón de palos, y allí estaba ella, encojidita de miedo, cubriéndose sus enormes y bellos ojos con sus manitas. Bueno, les diremos “manitas.” Bien. Mi corazón se derrite al ver a esta mini-perrita de color “café-con-leche”, sus orejitas grandes y puntiagudas, sus ojos tan grandes y con un brillo especial (y de aquí el nombre Twiggy), ojos que al parecer están pintados con delineador negro. (Para Ustedes, mis estimados “Milenarios”, ver Twiggy, mujer modelo de los años 60´s en Google.)

En ese momento, la perrita tenía cuatro años, necesita un hogar y no se lleva muy bien que digamos con otros perros. Ahora me toca decidir, la llevo o no la llevo a mi casa, y sí, Twiggy ha sido nuestra mascota por los pasados 9 años.

Datos interesantes sobre ella. Es una perrita Chihuahua adulta y…

  • Solamente pesa tres libras
  • No puede comer solita. Alguien tiene que estar con ella, acompañándola y entonces sí come
  • No ladra todo el tiempo. Es calladita, muy obediente; tiene un oído excelente y odia a los gatos
  • La palabra “NO” le da terror, así como las escobas y los palos de cualquier índole
  • Está calientita (literalmente), y es lambiscona (pero cuando ella quiere.) Se tardó tres años en dejarme acariciarla cuando yo quería, no cuando ella se dejaba.

Según va envejeciendo, noto la forma en que va perdiendo la tracción de los colchoncitos de sus patitas, se resbala en superficies resbalosas; la curvatura de su espina dorsal está cambiando y, finalmente, está empezando a sentirse cómoda aquí, a la edad avanzada de los 13 añitos. Le encanta echarse al sol, comerse sus premios, ser acariciada y que le hablemos. Ella sabe dónde estoy, no importa el lugar dentro de mi casa y me sigue desde afuera. Soy tan feliz de ser su ama. El haber podido rescatarla de su medio ambiente anterior, donde ella era la “feíta” de la camada, y véanla aquí, la reina de mi jardín. Es una perrita muy tierna y adorable. Así es Mi Twiggy.

Lourdes Barrientos para Vox Orbis, 2015